Viernes, 28 De Abril De 2017
Pl. de la Bassa, 3, 
Sant Ramon - 25215
Teléfono: 973524018 Fax: 973524284

ORIGEN Y BREVE HISTORIA DE LA POBLACIÓN

El pueblo de Sant Ramón es relativamente moderno, porque tiene su origen en el monasterio de mercedarios que se fundó en el siglo XIII, en el lugar donde antes existía una ermita dedicada a San Nicolás. La construcción del Monasterio en honor a San Ramón, dio nombre a esta población.

El primer censo de la población del que tenemos noticia data de 1356 y fue mandado por Pedro IV.

El núcleo de la población con mayor crecimiento sin duda es, La Manresana, que prolonga su extensión levantando sus casas a ambos lados del camino que iba de Cervera a Calaf, hasta llegar al límite de su término en Portell. Ubicados con este núcleo de la población, se encuentra el castillo de La Manresana i la iglesia que tiene como patrón a San Jaime i como patrona a Santa Madrona. La época de expansión fuera del núcleo que rodeaba el castillo se inició a finales del siglo XVII, fecha en la que ya está construido el convento viejo y la devoción a San Ramón lleva muchos devotos a visitar su tumba.

Las casas construidas a pie del camino pertenecen a recién llegados al pueblo y a antiguos vecinos que se trasladan al nuevo arrabal. Los recién llegados son en su mayor parte artesanos y comerciantes.

La construcción del Monasterio, iniciada en 1674, propició la llegada de nuevos pobladores; hacía falta mano de obra y esta se estableció en el entorno del monasterio.

Dice la leyenda que el Santuario se creó en el lugar donde una mula ciega que transportaba los restos de San Ramón Nonato cayó muerta tras dar tres vueltas. Cerró la disputa que existía entre las poblaciones de Cardona, Portell y Barcelona sobre quién debía quedarse con el cuerpo del Santo. P:

ECONOMÍA

Foto

La economía de este municipio, como todos los del interior de Catalunya, está basada en la tierra. En siglos anteriores, predominaba una agricultura de subsistencia, no había un mercado interior importante y la circulación monetaria del momento era escasa.
Durante la primera mitad del siglo XX comenzó a aumentar el nivel de vida con la diversificación económica dirigida sobre todo por la transformación de productos del campo. 
Desde mediados de siglo, la ganadería ha convertido en un gran puntal para levantar la economía de muchas explotaciones agrícolas aunque la inmensa mayoría son pequeñas ..
Esta mejoría ha hecho nacer el sector de los servicios, que es importante

HISTORIA DE LA MANRESANA

Foto

El origen del nombre del pueblo de La Manresana viene de una torre que había arriba en el castillo, que delimitaba como puesto fronterizo del Condado de Manresa con la Veguería de Cervera.
Se llamaba la torre "Manresana". Es este el origen del nombre del pueblo, ratificado por el historiador Duran i Sanpere.
La Manresana fue un pueblo que nació en el entorno de un castillo. Sus primeras referencias son del año 930 y era del condado de Manresa.
En 1356 es la primera vez que se tiene noticia de un censo de población. Fue mandado por Pedro IV y figuraba con 16 fuegos (familias), en 1782 ya tenía 101 habitantes, luego pasó a 544 habitantes en 1936 y más tarde ya fue decayendo.
El pueblo fue creciendo a ambos lados del camino que iba de Cervera a Calaf hasta llegar al límite de su término, ya que era cabeza de municipio.
Esta calle tomó el nombre de la Ravaleta y continuó tomando otro nombre llamado el arrabal de Sant Ramon que también tomó mucho impulso para la construcción del Santuario, pero el Raval ya era del término de Portell.
En el año 1940 se creó un nuevo municipio llamado Sant Ramón que agregó los municipios de la Manresana y el de Portell.
El nombre del pueblo de La Manresana desapareció y quedó como cabeza de municipio el pueblo de Sant Ramon y como agregados los pueblos de Portell, Gospí y Viver de Segarra.
Junto al castillo se edificó una iglesia comunitaria que estaba situada en el mismo lugar que la actual y también dedicada a San Jaime, que preside la entrada a la actual iglesia.
En el apartado económico fue la agricultura de secano la que tenía el mayor número de ocupados, también tenía muchos artesanos, había zapateros, carpinteros, herreros, tiendas de alimentos, panadería, carreteros, sastres, barbería, mataderos, etc.
Cabe destacar el gremio de porteadores que con los carros y tartanas hacía el transporte de mercancías y personas a los pueblos de los alrededores, y (de ellos) se conserva la tradición de hacer los Tres Tombs con "animales "alrededor del Santuario.
Cabe destacar las numerosas fiestas que se hacían, ya que también tenía cafés, sala de baile, cine ...
La fiesta más destacada era el 25 de julio, San Jaime. En la iglesia del Santo se celebraba el oficio, al salir se repartía torta bendecida y luego el baile de los Mayorales y a continuación, a tomar un refresco o beber mistela a Cal Sabater Tieto. Por la tarde, después de una buena comida, a bailar con bailes de tarde y noche en el Café Casino. También se celebraban Santa Madrona, San Jorge, San Blas, Viernes Santo, Corpus, San Isidro, Carnaval, etc.
Cabe destacar la rivalidad que había entre Sant Ramon y La Manresana. Querer hacer las cosas mejor que el otro y trabajar cuando el rival hacía fiesta.

HISTORIA DEL SANTUARIO

Foto

La idea de construir el convento salió de Pere Nolasc, redentor de cristianos cautivos de los sarracenos. El motivo era establecer un enclave para la colecta de limosna acampada destino a la Obra de Redención de los Cautivos, en la comarca de la Segarra. El padre Bertrando fue el encargado de hacer todos los trámites, y consideró que la ermita de Sant Nicolau, que estaba en la parroquia de Portell y término municipal del Castell de Majanell, era el lugar más apropiado para construirlo. El 8 de junio de 1245, el Obispado de Solsona dio a la Orden de la Mercé la ermita de Sant Nicolau. En las construcciones que se hicieron alrededor de la ermita, los mercedarios comenzaron la actividad de pedir limosnas por aquellos parajes. Durante los siglos XIV y XV aparecen documentos de la fundación mercedaria con el nombre de Priorat de Sant Nicolau, y en 1450 tomó como definitivo el nombre de Convento de Sant Ramon. La fama del Santo fue en aumento, las antiguas construcciones de la ermita dieron paso al conjunto arquitectónico que hoy se contempla con la construcción durante cinco siglos del convento antiguo, el nuevo y la iglesia. Después de 690 años de presencia mercedaria en el convento, la comunidad de frailes se vio forzada a abandonar el convento por unos decretos de la extinción de las órdenes religiosas y la incautación de todos sus bienes por el Estado y por las leyes de desamortización de los años 1.835-1.836. El Estado abandonó en el Ayuntamiento de Portell el derecho de administrar el convento, y pidió que estableciera una escuela y tuviera abierta la iglesia para la devoción de las reliquias del Santo. El Ministerio de Hacienda, el 14 de Noviembre de 1900, ordenó otro administrador del convento. Fue elegido el prelado de Solsona, Ramon Riu i Cabanes, para continuar la tarea y hacerse cargo de la conservación del edificio. El 12 de abril de 1901, el Obispo de Solsona, Ramon Riu i Cabanas hizo la donación del convento al padre provincial de la Mercé, Fr.. Florencio Nualart, para restablecer la tarea comenzada por los mercedarios, después de sesenta y dos años de ser desterrados. Ya se han cumplido 108 años de la cesión del convento a la comunidad mercedaria, y se ha hecho una excelente labor en la conservación del llamado Escorial de la Segarra. 

Buscador

Ayuntamiento
Todas las administraciones

Destacados

Mapa Web